Blog

¡Lolo, antes Moro, adoptado!

¡Lolo, antes Moro, adoptado!

Cristina conoció a Lolo (en la foto a la derecha) paseándolo en la guardería los sábados. Le sorprendió lo buen perro que era, cómo no se separaba nunca de ella, y lo cariñoso y agradecido que era. Enseguida pasó a ser su madrina, y de allí a su casa de acogida temporal.

Pero lo temporal estaba claro que iba a ser definitivo. En casa ya estaba Pol (en la foto a la izquierda), y aunque al principio no le hizo mucha gracia compartir el sofá, muy pronto se convirtieron en compañeros de fechorías y carreras por el parque. Y el resto de la familia también se enamoró rápidamente de Lolo.

Cristina nos cuenta lo cariñoso que es cuando llega a casa, lo bruto que es pegando en las paredes con el rabo cuando ve comida o la correa para salir a la calle, y lo protector que es con ella y con Pol…¡Que no se les acerque ningún perro grande!

Y sobre todo nos cuenta que el mejor momento del día es por la mañana, cuando los despierta a los dos y se ponen panza arriba para que les rasque mientras le dan mordisquitos. Al regresar a casa da igual que haya tenido un mal día, su cariño infinito le quita todas las penas. Ellos son felices solo con verla, y le trasladan a ella toda esa alegría.

Nos acaba diciendo cómo le encanta cuidarles y protegerles, “para mí son parte de mi familia, son mis dos tesoros.”

¡Qué maravilloso es veros tan felices y disfrutar de vuestra nueva vida! ¡Gracias, Cristina!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This