Blog

Soy Tarzán y busco una familia

zbn
Hoy me han dejado que os cuente de primera mano, bueno pata, mi historia, me llamo Tarzán y soy uno de los veteranos, es decir, de los que más tiempo llevo en Zarpa y aunque soy feliz y me siento en familia, sé que la guarde no es lo mismo que tener tu propia casa, y por eso entre todos siguen buscando una casita para mí.

 

Elena Lechon Fleta./
Llegué hace más de 2 años desde un pueblo de Teruel, me habían maltratado y abandonado, estaba muy flaquito y asustado, y después de ser rescatado poco a poco se me fue olvidando el miedo, fui descubriendo que hay humanos buenos, me cuidaron, limpiaron, alimentaron….y así hasta hoy.
Reconozco que todavía conservo algunos miedos y eso me hace tener alguna reacción inesperada sobre todo con otros perros machos, pero en general me llevo bien con todos.
Los humanos me encantan, en especial los más bajitos, los niños,  me chifla cuando juegan conmigo y me acarician, yo no les puedo acariciar pero a cambio les doy unos lametones que ríete tú de las cremas hidratantes.
Siempre oigo decir que soy muy guapo, soy un cruce de border collie y esa es una de las razones, dicen los humanos, por la que soy especialmente bonito, y tengo un pelo negro con algunas manchas que me encanta que me cepillen suavemente las manitas de los voluntarios que vienen a verme todos los días, aunque me gustaría mucho más que me cepillasen siempre las mismas manos, con el mismo cepillo y en la misma casa.
También os confesaré que soy nervioso, creo que por todo lo vivido en mi vida anterior a Zarpa, por eso no puedo evitar en cuanto oigo llegar a los voluntarios no parar quieto hasta que salgo a pasear, es una mezcla de un poco de nervios con mucha alegría.
¡Es el mejor momento del día!, un humano, o dos o tres, cerca de mí todo el rato, para dar un buen paseo, me encanta pasear, por eso si me estás leyendo y eres deportista, y te gusta correr, te aseguro que puedo ser un gran compañero de carreras, soy feliz corriendo al lado de un humano, a pie o en bicicleta, el humano claro, yo siempre voy a cuatro patas (jejeje).
Después del paseo ya empiezo a pensar que se acerca la hora de que los voluntarios se vayan y volver al chenil, entonces no lo puedo evitar y me entristezco, y en cuanto se dan cuenta, siempre hay algunas manos que vienen enseguida a darme una buena ración de caricias para que me tranquilice.
He visto llegar y marchar a muchos compañeros perrunos, y me alegro mucho por ellos, no penséis que soy un egoísta, pero yo también quiero mi oportunidad, tener mi propia familia y mi propio hogar.
Quiero a la familia zarposa, y mucho, son todo para mí, sin duda, pero también quiero mi momento, si te decides, ven a conocerme, llévame a tu casa, primero de acogida, empezaremos despacio, poco a poco y si lo nuestro funciona, que funcionará, adóptame, y empezaremos una nueva vida juntos.
Gracias.

Zaragoza Buenas Noticias: Tarzán y busco una familia

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This