Blog

Wilma, la princesa zarposa

 ZBN
Wilma es nuestra veterana y parece que sea invisible, como parece que no somos capaces de encontrarle una familia, esta semana os habla a todos en primera persona, a ver si así os llega al corazón.

 

Elena Lechon.- En esta ocasión me han dicho que os hable de mi misma, que será la que mejor manera de encontrar lo que estos zarposos llevan buscándome hace más de cuatro años, una familia que me quiera y me cuide para siempre.
Zarpa me rescató del horror en el que nací en un pueblo de la provincia de Zaragoza, nos tenían a un montón de perros en pésimas condiciones de higiene, sin darnos de comer, y por supuesto sin vacunas ni revisiones veterinarias, ni nada por el estilo.
Esos dos primeros años de mi vida fueron horribles, llenos de miedos, luchando cada día por sobrevivir, porque el palo no aterrizase en mi lomo, por conseguir un trozo de cualquier basura, en fin una pesadilla de la que algunos de mis compañeros y hermanos no lograron despertar.
Y empezó una nueva vida con mi familia zarposa, ahora tengo 6 años, ya llevo cuatro con ellos, y soy feliz no puedo decir lo contrario, pero ya es hora de tener una casita propia, de que alguien cuide sólo de mí, junto al resto de su familia.
Me siento especial, siempre escucho que soy preciosa, que soy la princesa de la guardería, que soy muy inteligente, muy lista, que tengo unos ojos hermosos, etc., pero a la vez me siento invisible.
¿Por qué?, he visto llegar y salir a un montón de compañeros y compañeras peludos, y me alegro por ellos, claro que sí, pero ¿y yo? ¿para cuándo mi familia?.
Si soy todo lo que me dicen, que no lo dudo, ¿por qué nadie se ha fijado en mi para llevarme a su casa?.
Reconozco que mi vida anterior me pasa factura, guardo algunos miedos en mis recuerdos, mi corazón se asusta ante lo desconocido o lo que me sorprende de manera brusca, y a veces ante algo así yo también reacciono bruscamente.
Necesito a una familia que acepte un reto como yo, un animal precioso e inteligente que aprende muy rápido pero que en algunas ocasiones es reactiva, es decir, que reacciono cuando algo o alguien me asusta y tiene que saber cómo actuar conmigo, como enseñarme a darme cuenta que ahora hay alguien que me quiere, que me ayuda a superar mis temores, y que nada me puede pasar estando a su lado.
En cuanto confío en un humano me entrego en cuerpo y alma, seré para ti para siempre, eso sí prepárate para darme todos los días mi ración de mimos y caricias, no te preocupes si se te olvida, ya me encargaré yo de acercarme, ponerte ojitos, inclinar mi dulce carita hacia un lado, y poner sobre tu pierna mi pata, en cuanto me mires a la cara lo leerás claramente: es la hora de los mimos.
Sólo pido una oportunidad, pequeña, ponme a prueba, ven a la guarde, hazme una visita, si quieres que además de sentarme y darte la patita, me tumbe panza arriba pidiendo zalamerías tráeme alguna chuchería o un trozo de salchicha, y ya no me olvidarás.
Ven a conocerme, mírame a los ojos, y si buscas una compañera de vida para siempre, fiel e inteligente, llévame contigo, ofréceme un rinconcito de tu casa, y un rinconcito de tu corazón, lo demás es cosa mía.

Zaragoza Buenas Noticias: Wilma, la princesa zarposa

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Pin It on Pinterest

Share This